Pollo teriyaki con fideos udón


Escrito el 11/08/2017 por Juan Manuel Llorca

En mi desmedido afán por llamar la atención he desarrollado la costumbre de cocinar comidas exóticas, que es algo que suele dar muy buen resultado, ya que el desconocimiento absoluto por parte del comensal del sabor y el aspecto que le corresponde al nombre del plato le otorga al cocinero, en este caso yo, un margen de error de varios kilómetros.

En algunas ocasiones ocurre que el que está llamado a ingerir la alquimia te mira con expresión aterrorizada.

-”¡No me jodas que esto es pollo teriyaki!”- manifiesta temeroso.

-”Sí señor, al más puro estilo Kurosawa, el famoso chef “- contesto yo con dos cojones.

Y si a las dos horas de la ingesta no se revuelca en el suelo entre aullidos lastimeros doy por exitosa la receta y la añado a mi acervo culinario.

Y una vez explicado mi empírico sistema procedo a inaugurar la sección “Modo cocinillas”, que vendrá a ilustrar a los ávidos lectores y a colmarles de conocimientos que jamás soñaron tener.

Hoy vamos a cocinar, como reza el título, pollo teriyaki con fideos udon.

Vamos a ello.

Pollo teriyaki con fideos Udon

Para cuatro personas normales:

  • Dos pechugas de pollo cortadas en trocitos.
  • Una cebolla.
  • Cinco ajos.
  • Dos cucharaditas de jengibre fresco rallado.
  • Salsa de soja.
  • Mirin (vino de arroz con bajo contenido en alcohol)
  • Pedro Ximénez.
  • Azúcar moreno.
  • Tres paquetes de fideos udon (fideos gruesos de harina)
  • Aceite de cacahuete.
  • Aceite de sésamo.

La cosa es así:

Echamos en una fuente medio vaso de salsa de soja, medio vaso de mirin, un chorro de Pedro Ximénez, cinco ajos picados muy finos y las dos cuharaditas de gengibre fresco rallado.

Y en este mejunje tan apañado ponemos a macerar las pechugas de pollo en trocitos durante al menos una hora.

Pasado el tiempo necesario, y con la ayuda de un escurridor, echamos el líquido de maceración en un cacharro pequeño y lo reservamos.

Echamos al wok un chorrito de aceite de cacahuete y otro de aceite de sésamo y freimos, por tandas, no seas tan bruto de echar todo de golpe, las pechugas de pollo en trocitos y las reservamos.

Picamos una cebolla en trozos grandes y la freímos en el wok.

Cuando esté la cebolla añadimos el pollo al wok y lo apartamos del fuego.

Ponemos a calentar el líquido de maceración y cuando hierva le echamos dos cucharadas de azúcar morena. Dejamos cocer un par de minutos y lo reservamos.

Cocemos en agua hirviendo los fideos udon durante tres minutos, los escurrimos y añadimos al wok con el pollo y la cebolla.

Añadimos el líquido de maceración, movemos un ratito y sanseacabó.

Si tenemos semillas de sésamo negro, algo de lo más normal en todas las cocinas españolas, decoramos espolvoreando unas poquillas de ellas por encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *